• Imatge
Veinte años de solidaridad internacional
18/01/2015

Desde el año 1995, el Ayuntamiento de Godella, a través de su área de Bienestar Social, viene destinando una cantidad presupuestaria a proyectos de solidaridad internacional. El pasado viernes, en el salón de actos de Villa Teresita, se celebró una mesa redonda con la participación de las cinco organizaciones no gubernamentales y asociaciones que han sido beneficiarias de estas ayudas en la convocatoria del año 2014, cuya cantidad económica ascendió a 35.000 euros. «Somos de los pocos ayuntamientos que han mantenido estas ayudas solidarias a pesar de la crisis que hemos sufrido estos años», afirmó Eva Sanchis, alcaldesa de Godella, que también señaló que esta solidaridad es perfectamente compatible con las ayudas de emergencia social que se destina a las familias godellenses más necesitadas, cuyo presupuesto superó el año pasado los 150.000 euros.

Durante la mesa redonda, las organizaciones convocadas fueron explicando sus respectivos proyectos, haciendo hincapié en el destino final de las ayudas económicas concedidas por el Ayuntamiento de Godella. Comenzó la charla Pedro Velasco, que agradeció el estrecho vínculo de la población godellense y su Ayuntamiento, a través de la Asociación de Amigos de Don Ursi, con el trabajo de formación educativa, sanitaria y defensa de los derechos humanos que la Asocación CAMSAT realiza desde hace veinticinco años en el barrio Bañado Tacumbú de Asunción, capital de Paraguay, un país, señaló Velasco, con severos problemas de malnutrición infantil a pesar de contar con dieciséis millones de cabezas de ganado. «Algo no se está haciendo bien», apostilló.

Las representantes de las ONG Solidaritat i Ajuda amb la Infància de Madagascar (SAIM) y Solidaris amb Burkina Faso, Amparo Giner y Concha Mestres respectivamente, explicaron los proyectos a los que ha ido destinada la ayuda del Ayuntamiento, que es la primera vez que reciben; Solidaris amb Burkina Faso ha contribuido a la restauración de un centro de alfabetización en el área rural de Tamasgo y, en Madagascar, SAIM ha podido colaborar en la  operación de siete niños enfermos de raquitismo, una enfermedad que afecta a buena parte de la población infantil del país.

Posteriormente, el doctor José Piquer explicó los objetivos de la Fundación NED, organización que presta apoyo formativo y de infraestructuras médicas en siete países de África del Este, donde la ausencia de neurocirujanos es un hándicap para el tratamiento de enfermedades que sufre la población autóctona, entre las que destacó la hidrocefalia. La creación de un instituto neurocirujano en África del Este, enfocado a la docencia y la formación, es uno de los principales objetivos de la Fundación.

La mesa redonda concluyó con la charla de Enrique Mota, representante de la Asociación Camino, con sede en Valencia y que desde hace varios años realiza proyectos de cooperación sanitaria y mejora de equipamientos con organizaciones del departamento de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, ayuda que en el último año se ha centrado en la mejora de las condiciones buco-dentales de la población local.

Sanchis señaló que la intención del Ayuntamiento es continuar con estas ayudas de solidaridad internacional «destinadas a proyectos pequeños para garantizar que lo que aportamos los godellenses va destinado directamente a aquellos que realmente lo necesitan».